VOLVER

Son las 3:20 de la madrugada.
Vancouver.
Acabo de volver de un bar de salsa en a saber qué calle. No entraba en mis planes pero América no sabe despedirme si no es con trompetas y cuerpos cercanos llevándome al son del calor de todo un continente.
Mañana me voy.
Pero no es un me voy cualquiera. Esta vez es un volver.
Un volver al pasado como las nubes de estas tierras borelaes pero grises tierra. Un mirar a la vida de frente, otra vez.
Volver siempre es tristeza.
Igual que Chavela siempre será más sabia que cualquiera de mis lágrimas. Estoy cansada, sí. Son miles de kilómetros, decenas de autobuses, cientos de abrazos a los que nunca más volveré a ver. Soy nómada de los bosques antiguos y mi casa, me preguntan, ¿cuál es? Mi casa es este viento. Mi casa son mis pies doloridos. Y sé que este no es más que el principio, igual que cada día es una nueva oportunidad para destruirme y volver a nacer en esta soledad bañada en ceniza y musgo donde todo crece sin tregua pero con herida. Donde el dolor es un lienzo que bien podría morir en cuestión de argumentos y osadías mudas. Las personas me siguen perturbando por mucha experiencia que mis cabellos tinten en la oscuridad. Soy frágil autista, perro callejero en la penumbra. Un cardo fuerte, un burro dolorido pero inmortal. Soy transparente. Y el mundo lo sabe.

Vuelvo, y no hay razón concreta. Es un saber, un sentir en el estómago negro después de tantas despedidas y tantos poemas efímeros. Vuelvo después de está huída macabra que no es más que mi necesidad por conocer.

He dibujado este mapa. Quizá para reagrupar mi soledad en algo que tenga sentido. Y qué de sentido, pues todo es memoria. Es un suspiro que sólo yo conozco. Es medio continente. 10 meses de diálogo continuo con un ser que conozco y amo cada día más. Pues viajar es un círculo que muere en cada amanecer. Viajar es el pan de mis ancestros. El volar de mis gaviotas enfermas. El palpitar de mi sangre-niña.

Pero volver es volver.

Aunque sólo sea por un relámpago de tiempo. Aunque sólo sea por reventar el mapa de huellas. Y respetar lo recorrido.

MAPA VIAJE

Anuncios

  1. Pao

    Maravilloso haberte cruzado en San Cristóbal de la Casas.
    Saludos y en hora buena, muchos kilómetros más de viaje para tu vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: